Entrevista: África en autobús

 

Triana es una persona a la que le encanta viajar, conocer nuevas personas y culturas. Le encanta explorar todo y desafiarse a sí misma. Ella viene de España y siempre, hasta ahora, ha seguido los caminos convencionales que la sociedad dice que debemos seguir.

 Laura Soler Rovira, estudiante de DNS · The Necessary Teacher Training College

 

Soy una estudiante de DNS que acaba de llegar a la comunidad y le han propuesto hacer un artículo sobre algún tema del programa. Como me gusta mucho viajar y la vida en comunidad, me interesé por saber sobre el viaje a África que hicieron los del último año de DNS.

Entonces, decidí entrevistar a Triana, una chica española del curso 2017 que hace menos de quince días que ha llegado de un viaje a África con sus compañeros de equipo. Se trata de un viaje en autobús a través de Europa, el norte de África y el desierto del Sahara y más allá del África subsahariana en el que se trataba de investigar temas relacionados con aspectos políticos, económicos, sociales o culturales de los países y establecer una comprensión auténtica de la realidad global. Así que durante cuatro meses, un equipo de dieciséis personas viajó por África y Europa en autobús para ver, aprender i conocer la realidad de nuestro mundo.

 

Sobre Triana 

Triana es una persona a la que le encanta viajar, conocer nuevas personas y culturas. Le encanta explorar todo y desafiarse a sí misma. Ella viene de España y siempre, hasta ahora, ha seguido los caminos convencionales que la sociedad dice que debemos seguir. Fue a la universidad después de la escuela secundaria, pero en algún momento se di cuenta de que quería un cambio, necesitaba algo más, así que comenzó a trabajar y viajar por todo el mundo tanto como pudo.

Tratando de encontrar su lugar, tratando de saber más sobre la persona que es y la persona que quiere ser y, por supuesto, una motivación para hacer lo que realmente quería. Esa fue una experiencia reveladora ya que entendió que algo debía cambiar en la sociedad para hacer de nuestro mundo un mejor lugar para vivir. Mientras planificaba uno de sus viajes, conoció a un tipo que le dio información sobre DNS y estuvo muy agradecida de que lo hubiera hecho porque era justo lo que estaba buscando.

Dice que el programa DNS es una educación desafiante donde puedes encontrar personas de diferentes lugares del mundo, debatir y hacer planes sobre cómo ser activo en la sociedad y comenzar a cambiar las cosas. Ahora tiene muchas ganas de seguir el programa con sus compañeros de equipo, ya que, como dice, dará forma a sus personajes y sus puntos de vista. Y está segura de que experimentaran muchas cosas que les ayudará a obtener las habilidades y las herramientas para comprender a las personas y quizás cambiar el modo de pensar de nuestro mundo.

“¡Sé el cambio que quieres ver en el mundo!”.  Ese, es su lema.

 

Entrevista 

¿Cuál era o cuales eran los objetivos más importantes para ti de ese viaje a África? 

Uno de ellos es que yo siempre he sido una persona muy independiente y he decidido yo misma como alcanzar mis propios objetivos, entonces, cuando decidí venir aquí a DNS ya savia que iba a estar en una comunidad y que iba a tener vida comunitaria, que tendría que tomar decisiones en conjunto con otras personas y eso para mí era muy complicado. Aquí discutimos hasta que llegamos a un acuerdo.

A veces es muy complicado y tenemos “meetings” de un día entero para decidir una sola cosa. Entonces, para mí, adaptarme a respirar un poco y dejar que las otras personas también tomen iniciativa, adaptarme un poco también a ver otras opciones, no es que antes no escuchaba la gente, pero abrir un poco más mis posibilidades, a calmarme, a que otras personas tomen decisiones también por mí y lidiar con eso, entonces eso era uno de mis objetivos.

Otro objetivo es que yo soy del sur de España, entonces en Algeciras, día sí día no, hay pateras que vienen con gente y hay veces que en la playa ves gente que no ha conseguido pasar la frontera y fácilmente te encuentras dos cuerpos tirados allí. Yo vivo a catorce quilómetros de África y veo la costa de Ceuta, por lo que siempre me ha atraído eso además tengo muchos amigos que son marroquís o que son subsaharianos y des de chica no entendía como alguien puede arriesgar su vida tanto, solo por cruzar el mar.

Entonces siempre me ha impresionado mucho ver cómo la gente intenta cruzar el estrecho sin pensar mucho ni si quiera, las consecuencias que te puedes encontrar. Mucha gente muere intentándolo y los que llegan, dicen que intentan llegar porque saben que la vida en Europa es mejor, que cuando vives en Europa sabes que las cosas no son tan bonitas como se pintan.

Entonces, África, siempre la he tenido muy cerca y siempre he querido ir. Y la tengo tan cerca que quería conocer más la realidad de allí, saber lo que está pasando, para que la gente quiera ir… porque en las noticias y demás dicen muchas cosas pero no confío mucho en lo que se dice y cuando vas ahí te das cuenta que los medios de comunicación no dicen toda la verdad.

Otro de los objetivos más importantes para mí es que me encanta viajar y conocer nuevas culturas y nueva gente. Porque, cuando vives en el sur también sabes de la gente que se queda en el país e intenta luchar para cambiar las situaciones. Entonces quería conocer la otra parte de la historia, no solo la gente que trata de buscar algo nuevo sino los que se quedan e intentan luchar porque sea mejor lo que están viviendo en su país.

 

¿Os encontrasteis con algún problema importante por el camino o algo que os detuviera y les impidiera avanzar? ¿Cuál o cuáles fueron? ¿Y cómo lo solucionasteis? 

Algún problema que no nos dejase avanzar, básicamente lo teníamos cuando había alguna avería en el bus. Entonces cuando tienes algún problema con el bus, te paras y lo solucionas y después continuas. No hay otra opción. Una anécdota es que nos quedamos sin gasolina en una montaña durante seis horas con el bus parado porque no teníamos gasolina e hicimos autoestop para llegar a la gasolinera más cercana, traer gasolina e intentar arrancar el autobús. Por lo tanto cuando surgen problemas tipo mecánicos, el autobús para y se solucionan.

 

¿Y antes de empezar el viaje, estudiasteis cómo funcionaba toda la mecánica del autobús? 

Nos organizamos por equipos y cada uno decide más o menos lo que se tiene que preparar para el viaje. Se trata de organizarse para estudiar lo que cada grupo considera necesario. Al principio del programa, hay una preparación que se supone que tienes que hacer, justo antes de partir. Luego, cuando el grupo compra el autobús, siempre hay gente que tiene que echar un vistazo a la mecánica, además son buses antiguos, entonces des del principio tienes que intentar mantenerlos, tienes que intentar entender los problemas que tiene.

Por lo tanto, des de un principio tienes contacto con el autobús, pero lo que es conocimientos de mecánica no teníamos ninguno antes, pero lo aprendes en el viaje. La primera avería que tuvimos, no teníamos ni idea de que era ni por dónde cogerlo, no sabíamos dónde mirar, no sabíamos dónde ir, estábamos perdidos por completo y al final del viaje, nos dimos cuenta de que aprendimos un montón. Por ejemplo, cuando ya estábamos de vuelta a Marruecos, tuvimos un problema similar a otro que habíamos tenido antes y solo con escucharlo, con olerlo, supimos lo que era. Entonces vas aprendiendo.

“Tocando es como aprendes” 

 

¿Y a parte de problemas mecánicos, tuvisteis algún problema en algún país o en el momento de cruzar fronteras? 

No, nosotros no hemos tenido problemas con ningún país ni con la gente de ningún país. Cuando tienes que cruzar las fronteras tienes que tener cuidado, frontera que cruzas, frontera que intentan coger dinero, pero no solo en África, en cualquier frontera de cualquier país. Entonces si te dicen que tienes que pagar, lo que puedes hacer es pedir el recibo y buscar maneras para solucionarlo.

 

¿Y ha habido algún problema con el equipo? 

Si ha habida algún problema con el equipo, algún problema gordo, entonces lo que hacemos es parar el programa. Por ejemplo, en Marruecos, uno de los compañeros decidió irse porque rompió el acuerdo que tenemos de no beber alcohol y no fumar drogas. Entonces fuimos enterándonos de que lo había hecho y cuando eso pasó, él decidió irse y después de eso paramos el programa porque es muy importante la confianza, sobre todo cuando estas en el viaje, porque normalmente te tienes que ir de investigación en pequeños grupos o en dúo y si no cofias en la gente que tienes ¿cómo te vas en medio de Mauritania si no confías en la persona?

Entonces paramos, y hasta que no llegamos a un acuerdo no decidimos continuar. Después de eso, no hemos tenido ningún problema. Con nuestro equipo siempre hemos tenido una relación muy suave y no hemos tenido muchos problemas ni conflicto. Cuando hemos tenido que hablar de algo, se ha hablado y ya está. No hemos tenido grandes problemas con eso. Por ejemplo, también se fue otro compañero, pero se fue ablando directamente con cada uno de nosotros, nos cogió a parte y habló con nosotros, nos dio los motivos y decidió marcharse. Acabamos dolidos porque se iba y no queríamos que se fuera, pero lo respetamos.

 

¿Cómo fue la experiencia con tus compañeros y el hecho de viajar juntos y en autobús? ¿Cómo lo valoras? 

Con ellos muy bien, y en cuanto a la vida en el autobús, yo me adapto rápido, pero por algunos fue muy complicado. Tienes un espacio muy reducido y siempre duermes y comes ahí, menos cuando te vas de investigación. Si te vas de investigación estás fuera, cada uno con su equipo, pero mientras estés en el autobús y el autobús se vaya moviendo, todo el mundo come y duerme en el mismo autobús. Después también llevamos tiendas de campaña. Una vez que llegamos a África, que el tiempo era mejor, no tanto frio, alguna gente decidí dormir fura con las tiendas de campaña i el resto dormíamos dentro, pero en Europa estábamos durmiendo todos juntos, entonces éramos dieciséis personas, cuando empezamos el viaje, que dormíamos en el autobús.

 

¿Una vez as vuelto cambiarias alguna cosa del viaje? 

No. Nada. La experiencia que tienes es la que tienes que valorar. Yo siempre considero eso. No hay que cambiar las cosas. Y ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.

 

¿Crees que ha cambiado algo en ti? ¿En tu manera de ver las cosas, de ser o de pensar? ¿Ahora como es tu visión al mundo? 

Todavía es muy reciente. Cuando acabas el viaje vuelves en la escuela y luego cada uno se va en su casa y eso lo valoro muy positivamente porque creo que es importante porque cuando llegas aquí sabes que hay gente que te va a entender e incluso, aunque no quieras hablar porque estas sobrecogido, te respetan ese momento. Es gente que ya ha pasado por esto, entonces te entiende. Y cuando vayamos de vacaciones a nuestras casas seguramente habrá gente que quizás preguntará, después de toda esa experiencia y ver la cruda realidad, por el calor, la comida y las jirafas, y a lo mejor no es lo que quieres contar.

Con esto te quiero decir que, hasta que no vuelva, no sé exactamente qué ha cambiado en mí, porque esto es un proceso y tardas un tiempo a reflexionar sobre lo que has vivido lo que has cambiado… y creo que es algo que va a estar con nosotros hasta que… no sé hasta cuando, hasta siempre supongo.

 

¿Qué es lo que valoras más positivamente de la experiencia? ¿Qué es lo que más te ha gustado? 

Conocer gente y conocer la realidad de la gente. La forma en la que viajamos es distinta a la forma de viajar como turista, que es la que normalmente estamos acostumbrados; vas, conoces, ves algo y te mueves. Normalmente no te relacionas con la gente, no te quedas a casa de la gente y te dan todo. Después te das cuenta de que no tienen nada y te están dando todo lo que tienen, porqué es su forma de ver las cosas.

Entonces conocer la realidad y conocer la gente y poder volver y decir; sé lo que es, para mí es muy positivo. Ahora no nos pueden decir que necesitamos ir a África a ayudar. No, África sabe ayudarse a sí misma. El anuncio del negrito que está pasando hambre y que necesita ayuda es por algo y tiene un fin; que tengamos la idea que necesitan ayuda, y hay gente que está luchando y tiene muchas capacidades. Entonces eso es lo que valoro más del viaje; ver la realidad, y poder tocarla, olerla, sentirla. Es una experiencia increíble.

 

Y ya por terminar, ¿podrías decirme alguna frase que resuma tu experiencia? ¿O hay algo más que quieras contar? 

Quiero contar algo y es que cuando viajamos en el último país, Guinea Bissau, donde hay otra escuela de DNS, me di cuenta de las diferencias entre su escuela y la nuestra. Es decir, nosotros, aquí, en DNS, vivimos de manera sencilla, no tenemos grandes lujos en cuanto a lo que la sociedad pueda tener, pero me di cuenta, cuando llegué ahí, de lo privilegiados que somos.

De hecho, no hace falta llegar hasta ahí, una vez que cruzamos ya me di cuenta de la diferencia que había. Pero cuando llegué me compararé con los estudiantes de DNS que estaban estudiando allí. Y los estudiantes que están ahí, que todos son de Guinea Bissau, el país más pobre donde hemos estado y donde no hay muchas posibilidades, normalmente son los más privilegiados del país. No todo el mundo se puede permitir pagar la educación.

Y te das cuenta de que aunque sean los privilegiados deciden quedarse ahí porque se dan cuenta de que la educación es la base para cambiar las cosas. Luego ves la motivación que tienen porque además son profesores que se supone que después van a zonas rurales, no es que se queden en la ciudad o vayan en la capital, entonces son profesores que tendrán las situaciones más complicadas. Y esa situación, esa fuerza y ese coraje, te dan ganas de moverte.

De decir, si ellos están haciendo todo lo que pueden, yo también. Porque cuando llegas aquí a Europa, tienes mil posibilidades, tienes “libertad de expresión”, entre comillas, y ¿si ellos están luchando así, porque no nosotros? Ese coraje es algo que de alguna forma traigo de vuelta. Entonces si hay algo que recalcar yo creo que es eso.

 

DNS The Necessary Teacher Training College - non-traditional university
Triana Higuera

Triana Higuera

Student at DNS 2017

DNS The Necessary Teacher Training College - non-traditional university

El programa DNS es una educación desafiante donde puedes encontrar personas de diferentes lugares del mundo, debatir y hacer planes sobre cómo ser activo en la sociedad y comenzar a cambiar las cosas.

Zero dirham journey

On our way back to Europe after more than 3 months in Western Africa, Simona and I decided to hitch-hike from Agadir to Tangier. Just to squeeze the last bit of adventure of our precious time.

Laura

I am from a small province called Catalonia, located to the northeast of the Iberian Peninsula, beautiful for its mountains called the Pyrenees and the beaches of the Mediterranean coast.

Tuuliki

Without warning, I broke the rules and chose to travel, and for the first time I felt that I was free to learn, free from any boundaries, able to check the perimeter and test my limits. Pulling me as far as I could reach.

Svetlana, teacher

Today, we need debates about feminism, peace, ecology, social movements, and much more. Creative alternative education offers each of us new perspectives and new ways of understanding.

Nadezda, DNS alumni

I want to be a good teacher and DNS taught me that it is only possible through a process of self-discovery and exploration. I followed that path since graduation and it takes me to places I could not have predicted.

Karolina

I dream about a world where people don’t fight for territory, resources, borders. A world, where people are happy to see each other, regardless their skin color. A World, where they don’t meassure you…

DNS • Tvind • Skorkærvej 8
6990 Ulfborg • Denmark

info@dns-tvind.dk
+45 20 35 23 54